Globalizacion

COLOMBIA DENTRO DEL GLOBO

La inflación, en su más simple y popularizada definición, “es el aumento sostenido y generalizado del nivel de precios de bienes y servicios”1, de igual forma es conocida como la caída en el valor del mercado o del poder adquisitivo de una moneda en una economía en particular; esto sucede debido a que al aumentar los precios disminuye la cantidad de  bienes y servicios que pueden ser adquiridos con una suma de dinero, por lo cual, el valor de este último se afectara.

Imagino la inflación como un globo de caucho: si lo inflo de una manera muy rápida y le introduzco mucho aire lo compararía con una alta inflación, que en su momento llegaría a estallar; pero si por el contrario inflo el globo de una manera lenta y segura, garantizando que no llegue a la medida exagerada de explotar (colocando para esto todas las condiciones y el entorno necesario para que no suceda), lo vería como una baja inflación. De ahí lo fundamental de mantener baja la inflación, que no explote la economía ni la calidad de vida de un país, reduciéndose a pedacitos.

La inflación es producida por la autoconstrucción, donde se advierten los futuros aumentos de precios y se ajusta la conducta actual de estos para que la inflación sea paulatina; otro factor es el aumento del costo de materias primas y/o mano de obra, lo cual dispara el incremento de los precios en busca de mantener el margen de ganancias; el incremento de los precios también puede ser producido por una mayor demanda de tal manera que se exceda la capacidad de producción.

Hasta este punto puede surgir varias inquietudes tales como ¿Se puede prever el aumento de los precios y controlar la inflación para que su incremento no tenga un impacto repentino en la economía? ¿Como entonces nos veremos beneficiados si de igual forma es inevitable el aumento futuro de los precios? O siguiendo el orden de causas anteriormente planteado ¿En qué medida generan desventajas el aumento de las materias primas o la mano de obra, si los productores tienen derecho a obtener  ganancias y los obreros a recibir su “justa” remuneración? y aunque surgen muchas

Preguntas más, siendo consecuentes con lo dicho tendríamos que responder si ¿Acaso un incremento en la demanda no se traduce en una economía fluyente donde se tiene la solvencia para adquirir más bienes y servicios siendo esto crecimiento económico? como sociedad ¿nos beneficia o no el aumento y la baja de la inflación en nuestro país?

La cuestión sería más sencilla de abordar si la abordamos de sus componentes principales, ¿Trae o no beneficios el aumento de la inflación en Colombia? Pues bien empecemos por retomar aquello ya establecido, la inflación reduce el poder adquisitivo del dinero (moneda), lo cual produce la reducción de la cantidad de bienes y servicios que podemos adquirir con una determinada cantidad de dinero, es decir  menos posibilidad de adquirir bienes o servicios y por consiguiente menos demanda; esta menor inversión y menor consumo nos lleva a un deterioro del nivel  y calidad de vida de la población, el aumento de los precios de una manera generalizada hace que se vea “más rentable” consumir que ahorrar ya que “lo que compro hoy será mucho más caro mañana” haciendo que el ahorro se vea como algo inútil y en el afán de consumir se contribuya a aumentar aún más la inflación. Por último, siguiendo el círculo vicioso las personas tenderán a desviar sus capitales a donde la tasa de inflación sea más baja, produciendo menos inversión en nuestro país y por consiguiente menos producción.

Razones de sobra para poder a esta instancia plantear con claridad que el aumento de la inflación desestimula la producción, crea una confusión en el mercado, produce incertidumbre y no representa un beneficio para nuestro país, supongamos una situación de alta inflación en donde al día de hoy con 20000 pesos puedo adquirir cinco productos básicos, al pasar el tiempo e incrementarse los precios notaré  que es más difícil conseguir aquellos 20000 pesos que antes y que con ellos podré escasamente adquirir tres de los bienes que podía conseguir anteriormente. Entonces bajará la calidad de vida  por causa del trabajo invertido para conseguir el dinero y la falta de productos básicos para vivir. Las personas dejaran de ahorrar debido a la caída del valor de la moneda y consumirán antes de que los precios vuelvan a subir, volviéndose todo un circulo vicioso a tal punto de reventar como el “globo” de la mencionada metáfora.

Expuesta esta primera parte de la inflación podemos pasar con total libertad a lo que más nos concierne: La importancia de mantener la inflación baja. El hecho de haber visto que la inflación alta no contribuye beneficios a nuestra sociedad representa una ventaja para la inflación baja y la explicación de su importancia, puesto que dichas desventajas se suman a las razones por la cual es primordial mantener ésta.

Entendamos que al hablar de inflación baja se asume que continuará habiendo inflación (aumento generalizado de los precios de bienes y servicios) solo que será de una manera lenta y predecible; esta pequeña aclaración da paso a nuestra pregunta: ¿Qué ventajas trae mantener la inflación baja en Colombia? por el ambiente generado, la inflación baja disminuye la incertidumbre y genera la confianza de que la moneda no será erosionada, aumentando las inversiones, permitiendo que nuestro inversionistas tomen decisiones solidas que den paso firme a las inversiones productivas muy por encima de las especulativas, es decir que se promueve el buen uso de recursos productivos que generen algún tipo de riqueza en nuestra economía. También merman las tasas de intereses representativos y reales y el crédito es a mayor plazo; de esta forma empresarios y consumidores pueden hacer planes de más largo plazo con seguridad ya que reduce aun más la incertidumbre y el panorama a futuro es más claro y rentable, así se estimula al ejercicio de la oferta y la demanda de una manera sana donde se beneficie cada parte. Todo esto fortalece el crecimiento de la economía y su capacidad de generar nuevos empleos.

“En nuestro país al momento continua bajando la inflación, las cifras entregadas por el DANE en agosto de este año marcan una inflación de 0.04%, cuando hace un año en el mismo mes se registro un 0.19%. Utilizando comparaciones de este tipo y datos similares se han realizado encuestas que evidencian que para el terminar el año es posible que la inflación esté por debajo de la meta indicada por el Banco de la República, esto es por debajo del un 3.5%, siendo más específicos se calcula que la inflación cerraría el año en un 3.27%; teniendo la meta un rango de 4.5%  al 5.5%. Esta caída es atribuida al menor consumo de los hogares y al un buen comportamiento de los alimentos.” 2

Es bueno que en nuestra economía se controle la inflación pero debemos cuidar que no lleguemos a una situación de baja en el nivel de los precios de bienes y servicios. La inflación debe seguir existiendo pero de manera controlada, paulatina y predecible.

Las claras ventajas que nos trae la inflación baja nos persuaden pero además nos causan un ligera pero importante pregunta ¿Cómo frenamos la inflación en una economía que se encuentra en un ascenso vertiginoso? es inevitable escuchar múltiples cuestionamientos a los procesos de restructuración que muchos países han tomado por medio de sus bancos centrales, alegando que el incremento de la tasa de interés de la deuda pública aumenta las tasas de interés de préstamos de consumo, frenando la demanda y asimismo a la industria, llevando al estancamiento y al desempleo. Y es allí donde se vuelve desalentadora la idea de mantener una inflación baja, puesto que se ve lejos la realización de sus beneficios, pero es necesario ser conscientes que tras el duro proceso de frenar la inflación llega aquella estabilidad, la seguridad que nos trae tasas de intereses reducidas, la solvencia para tomar decisiones de inversión productiva, el ahorro y posteriormente el crecimiento de la economía con la generación de nuevos empleos.

“Colombia también ha sufrido estos duros efectos los vimos con la creación de la Junta Directiva del Banco de la República como una autoridad monetaria autónoma, que en su deber de orientar la política a la conservación del poder adquisitivo del país logro reducir la inflación anual del 32.5% en el 90 al 7.65% terminando el año 2001, pero que aun así significó una mayor tasa de desempleo durante esta época”3. Este desempleo causado por el aumento de las tasas de interés que estimula la poca demanda, de una manera más general por la necesidad que tienen los productores de obtener una ganancia. Por eso es necesario que Colombia, conforme a su situación, analice que política anti-inflacionaria es más efectiva y produce menos costos. Juzgamos a lo largo de esta corta reflexión la importancia para nuestra economía de mantener una inflación baja, donde se lleve un equilibrio en el aumento de los precios, que no caigamos en situaciones extremas y lleguemos con buen paso al crecimiento, al progreso de nuestro país.

1Rankiapedia. Guía Básica sobre Economía. http://wiki.rankia.com/Guia+basica+sobre+economia?f=print

2 REUTERS “En Colombia continua bajando la inflación” Sep. 5 de 2009.

3 “Economía General: Medidas de estabilización” Universidad Nacional de Colombia. Manizales.  http://www.virtual.unal.edu.co

Published in: on abril 10, 2010 at 4:15 am  Dejar un comentario  
Tags: ,

The URI to TrackBack this entry is: https://alecardengo.wordpress.com/2010/04/10/globalizacion/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: