¡Silencio!

Entendiendo el Silencio

 

¡Callémonos un momento… intentemos oír el silencio! Tal vez descubramos que es solo nuestro invento, la palabra que precisamos cuando hace falta algo para cada quien distinto, que sin condición para cada uno en cada situación toma un significado determinado.

Pero ¿de verdad existe el silencio? Y si existe ¿qué es? Y si no existe en verdad ¿porque para nuestra lengua si? Preguntas fugaces, repentinas que saltan en mi cabeza, una tras otra se turnan para hacerme pensar una posible respuesta; enmudece mi boca, y empieza mi mente a procesar, surge un mar de ideas sin orden, el caos llega y prontamente descubro que el silencio no está en mí.

Es normal verlo definido como la abstención de hablar o la falta de ruido, pero no es acertado que esto sea así; pues también encontramos que es un toque militar y una pausa musical. Sin irnos muy lejos de nuestra realidad, el silencio es impunidad para el criminal cuando el testigo calla, el silencio es la falta de confianza cuando entre amigos no hay palabras, es para los enamorados no oír la voz de su amado, es para los creyentes no oír la voz de Dios, es para el estudiante no aprender, es para el tutor no saber, es para los músicos una parte de su música, es para los ciegos no tener quien les guie, es para los sordos un día normal. Como al principio para cada quien algo personal, para cada situación algo como tal.

No sé si el lector, pero yo nunca he experimentado el silencio entendido como ausencia de ruido, consciente o inconsciente el ruido ha estado presente en mi vida. Desde el vientre de mi madre, cuando mi papá y mi hermana me hablaban desde afuera, aun en cada proceso propio del organismo de ella yo la oía. Y ni siquiera hoy en día, cuando dejo mi imaginación volar e intento alejarme de lo demás, esa ausencia total del ruido que describen los diccionarios no la he vivido, y pienso que ni el universo.

El silencio entendido como falta de ruido deja de ser, desde que existe el aire, que empuja las hojas de los arboles produciendo un suave silbido; desde que existe gravedad en la tierra, y cada cosa que se suelta impacta sobre la superficie que la recibe y produce un ruido; desde que el hombre habla y desarrolla su talento para cantar, bailar e interpretar un instrumento; desde que existen los animales, las estrellas, la explosiones en el espacio, el mar, el hombre, desde que existe Dios.

Si, el silencio existe, es parte de cómo vemos cada situación que nos acontece, a veces está presente en dichas realidades, a veces simplemente no. De la manera en que nunca existirá es como en los diccionarios: Ausencia de ruido. Porque el silencio  más que físico es emocional, más que objetivo es subjetivo. El es nuestro, es definido por nosotros mismos, el silencio es tuyo, el silencio es mío, por eso hasta aquí llego mi escrito.

Published in: on abril 10, 2010 at 3:23 am  Dejar un comentario  
Tags:

The URI to TrackBack this entry is: https://alecardengo.wordpress.com/2010/04/10/%c2%a1silencio/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: